Cómo proveemos dignidad en nuestras tiendas gratuitas

30/12/16

Cambiar la manera en la que distribuimos los productos en nuestras tiendas gratuitas ha sido la acción más grande que hemos hecho para poner la dignidad por delante.

Aquí puedes ver el sistema en acción:

En esencia, le damos a cada persona en el campo un número de puntos (100 para los adultos, 75 para los niños y 150 para las mujeres embarazadas) mientras que cada producto en la tienda tiene un valor (20 puntos por euro). Cuando vienen a la tienda, pueden “gastar” sus puntos en lo que quieran.

Suena simple y de hecho así es -lo ha de ser cuando los responsables son voluntarios y voluntarias de corta estancia y cada vez hay que enseñarles el funcionamiento-. Pero también es una experiencia de compra que resulta familiar a todos y a todas.

El anterior sistema funcionaba básicamente proporcionando una cesta de productos que pensábamos que ellos querrían y que tenían que aceptar o irse con las manos vacías. Ese sistema era una forma de proveer productos básicos en el campo para todas las personas pero era injusto para familias numerosas y a menudo recibíamos quejas. Aún peor, era paternalista y les quitaba cualquier capacidad de decisión forzándoles a aceptar semanalmente lo que se les suministraba.

El sistema de puntos no es una idea nueva pero se necesita humildad y voluntad para poner por delante los deseos de los refugiados e implantarlo. Las ventajas hacen que merezca el esfuerzo:

  • Establece la dignidad como prioridad, estableciendo las necesidades de los refugiados en primer lugar
  • Los refugiados pueden tener una experiencia de compra similar a la que nosotros damos por asumida
  • Las familias compran juntas y es mucho más divertido para todo el mundo
  • Es más justo para familias numerosas ya que obtienen un número de puntos acorde a su tamaño (se acabó el especular cuántas cajas de té necesita cada familia)
  • Podemos subvencionar productos clave (tales como frutas y verduras) y hacer “ofertas especiales” como cualquier otra tienda
  • Podemos recoger opiniones de lo que realmente quieren y adquirirlo, aunque sea algo que pocos de ellos pidan
  • Reduce el desperdicio ya que solo se llevan lo que realmente quieren

Cuando donas a Refugee Support, le das a los refugiados algo extra: Les devuelves un poco de su dignidad.