Clases de idiomas impulsadas en Alexandreia

19/02/17

Tras sólo una semana, Kelley, voluntario y profesor de inglés experimentado, hizo una propuesta para impulsar una clase de idiomas para adultos en las dos aulas que construímos en Alexandreia. Bajo su supervisión, la escuela es ya un éxito con alrededor de 40 hombres y mujeres que acuden a ella con regularidad.

Gracias al Consejo Noruego por los Refugiados (Norwegian Refugee Council), a Help Refugees, a las voluntarias suizas Meret y Debora y a las propias donaciones de Kelley en solo dos semanas equipamos la escuela con pupitres, pizarras y material de enseñanza. Trabajamos con IRC de modo que no entramos en conflicto con sus actividades y trabajamos con ellos para animar a las mujeres a asistir a las clases.

A las tres semanas de la llegada de Kelley, estábamos ya impartiendo clases para estudiantes de nivel principiante, elemental, intermedio y avanzado y el número de alumnos está creciendo. Trabajamos además con Athena, una vecina de la localidad, para incorporar lecciones de griego y con NRC que nos ha facilitado a una persona que habla árabe e inglés para ayudarnos con las clases de los principiantes. No solo eso, sino que tenemos algunas clases de conversación para que los voluntarios puedan aprender algo de sirio.

Una de nuestras principales preocupaciones acerca de iniciativas como esta es cómo mantenerlas cuando los voluntarios se van. Kelley está diseñando un sistema para que las clases se puedan mantener cuando él se vaya a finales de marzo evitando horarios demasiado complicados. creando planes de curso fáciles de comprender y enseñando a otros voluntarios.

Hemos habilitado además un espacio ideal para nuestra nueva biblioteca donde todos los libros están catalogados y pueden ser prestados durante dos semanas.

En un principio, estas aulas fueron construidas en septiembre por el ministerio de educación para enseñar a los niños del campo, pero aún están tratando de traer profesores. Esperamos que esto pueda resolverse pronto. Su intención siempre fue la de dar clases a los niños por las mañanas por lo que programamos nuestras clases por la tarde.

De esta forma, las aulas que las donaciones han permitido habilitar están siendo usadas y los adultos están aprendiendo cosas valiosas mientras seguimos esperando a que las clases para los niños puedan empezar.