Adiós Andrew

14/02/17

Hace falta ser una persona especial para dedicar semanas de tu propio tiempo y costearte tanto el viaje como el alojamiento para trabajar en beneficio de los demás. Y, de vez en cuando, tenemos a alguien extra especial.

Andrew empezó a trabajar con nosotros el 1 de noviembre y en solo una semana se convirtió en coordinador de voluntarios de Alexandreia. Continuó haciéndolo hasta el 13 de febrero al menos 6 días a la semana, con un descanso en Navidad, convirtiéndose en alguien fundamental para todos los éxitos que hemos cosechado en este tiempo.

Un coordinador de voluntarios necesita priorizar unas actividades sobre otras y asegurarse de que todos los servicios que proveemos funcionan cada día, liderar la reunión de cada mañana, asegurarse de que todos los voluntarios saben qué tienen que hacer y a dónde van a ir, apoyarles en sus actividades, solucinar una situación cuando las cosas se ponen difíciles, enseñar a los nuevos, mantener el conocimientos entre los miembros de un equipo que es siempre temporal, trasladar a la gente en el coche, resolver los problemas con decisión cuando surgen, asegurarse de que tenemos suficiente stock de todo lo que distribuímos, gestionar el dinero, enseñar a los donantes lo que hacemos, coordinarse con los colaboradores que tenemos en el campo y estar en permanente contacto con Paul y John.

Andrew fue brillante en todo esto y se convirtió en alguien muy popular entre los voluntarios. Para que os hagáis una idea, mientras lideró el equipo, Andrew supervisó:

  • el trabajo de 86 voluntarios y de hasta 20 en un solo día
  • la distribución de 4.000 prendas de ropa
  • la distribución de 800 pares de zapatos
  • la distribución de 18.000€ en comida en nuestra tienda libre de coste
  • la distribución de 500 juguetes en nuestra tienda de juguetes
  • la distribución del gas para la calefacción de todo el campo durante 3 semanas
  • la petición de nuevos productos básicos para los residentes cuando pasaron de las tiendas a las casetas prefabricadas
  • el proyecto de dar a cada familia un retrato de todos sus miembros
  • la clasificación de todas las cosas del almacén
  • 30 sesiones de la hora de las mujeres
  • la incorporación de 4 nuevos elementos en el espacio de juego de los niños
  • incontables actividades con los niños
  • la redecoración de nuestra boutique y del espacio de los niños
  • el desarrollo y mejora de la cocina comunitarias pasando de dar 180 comidas al día a 300
  • la creación y lanzamiento de nuestras clases de idioma para adultos
  • la creación y lanzamiento de nuestra biblioteca de préstamos

Y todo esto con sólo 25 años. A este joven extraordinario le espera un futuro brillante en este tipo de tareas o en cualquier cosa que elija hacer.